Noticia

Guerreros mayas participarán en Primera Copa de Juego de Pelota

Publicado el

Comparte

 

NOTIMEX

Los tambores, acerinas y “tunkules” volverán a anunciar el duelo de los fieros guerreros mayas, quienes se esforzarán por agradar a sus dioses, durante la Primera Copa Peninsular de Juego de Pelota Maya “Pok ta pok”.

 

Equipos de Yucatán, Campeche y Quintana Roo tomarán parte en esta justa, con la que los mayas prehispánicos rendían culto a sus dioses y que, tras cinco siglos de ausencia, volverá a jugarse en una cancha.

 

El complejo deportivo Kukulcán, al oriente de la capital yucateca, será el escenario de esta justa prevista para el próximo 25 de julio, convirtiéndose en unade las mil 500 canchas del juego de pelota maya encontradas en la Península de Yucatán.

 

El presidente de la Asociación de juegos y deportes autóctonos y tradicionales de Yucatán, José de Jesús Manrique Esquivel, indicó que este encuentro entre equipos de Playa del Carmen, Tihosuco, Opichén y Chapab será la antesala del mundial de la especialidad, que se jugará entre representantes de naciones que conforman el Mundo Maya.

 

En conferencia de prensa, refirió que a lo largo de 10 años se han dado a la tarea de investigar y rescatar el Pok ta pok, que estuvo a punto de quedar en el olvido con la llegada de los españoles, quienes prohibieron el juego al que consideraban diabólico.

 

“Una de las principales cosas que les impresionaron fue ver como la pelota -hecha del árbol conocido de Castilla- rebotaba de manera incesante, lo que decían era posible por estar en ella el diablo, además era un juego-ritual que no estaban dispuestos a permitir”, dijo.

 

Precisó que se ha documentado la existencia de canchas de entre el 600 al 700 antes de Cristo, pero se cree hay más antiguas, siendo la de Chichén Itzá, con una dimensión de 170 metros de largo por 69 de ancho, la más grande hasta ahora conocida.

 

Estos encuentros se jugaban con una pelota que pesaba de tres a cuatro kilogramos y debería pasar por un aro de aproximadamente 40 centímetros de diámetro -aunque el total de aro era de 80 centímetros- ubicado a una altura de dos metros.

 

Los encuentros, continuó el directivo, duraban horas y hasta días, hasta que alguno de los equipos, de siete personas, lograba meter la pelota con el antebrazo, ya que con la cadera en canchas como la de Chichén Itzá, era imposible.

 

Manrique Esquivel comentó que en el caso de la copa peninsular de “Pok ta pok” de finales de julio, las dimensiones de la cancha y el tiempo de juego serán menores.

 

Es decir, la primera será de 30 metros de largo por 15 de ancho, con equipos de cuatro personas y duración de hasta 15 minutos en dos tiempos, la pelota deberá ser golpeada con la cadera.

 

Si alguno logra meter la pelota, de inmediato será el ganador, sin importar el tiempo transcurrido o los puntos que tenía, de no ser así, sumarán puntos según la numerología maya, y se rebajarán tres puntos al equipo que se siente sobre la pelota.

 

Además, cuando el integrante de algún equipo tope la pelota con el pie, les descontarán dos puntos; y uno a quien toque con la mano, el pecho y la cabeza la pelota. Para todos los casos, los puntos rebajados a un equipo, se le sumarán al otro.

 

El primero y segundo lugar de la justa tendrá el derecho de participar en el mundial de la especialidad a celebrarse en septiembre próximo, además de hacerse ganador de la copa elaborada por artesanos mayas y cuya forma asemeja al yaxché, árbol sagrado maya.

 

La parte superior de la copa, pintada de negro, simula a la pelota con que se juega el pok ta pok; le sigue una franja de colores café que simulan a Kukulcán, el dios serpiente maya y de inmediato otra de color azul, en honor de los 13 dioses supremos.

 

Mas abajo, se ve una franja de color verde que simboliza las ramas del yaxche, así como su talla -por donde se agarra la copa-, hasta la base de la misma en la que hay cuatro jaguares, símiles de los cuatro puntos cardinales del mundo maya.

 

En tanto, en la base se pueden ver caracterizado el inframundo maya, en el cual habitan nueve dioses más y cuya presencia está asociada a la vida cotidiana de los mayas.

 

“Estamos listos para hacer que suenen los tambores, las acerinas y los tunkules, anunciando el encuentro de los guerreros mayas, que no serán decapitados, sino honrados con la posibilidad de representar a su pueblo ante sus hermanos de Guatemala, Belice y eventualmente Honduras”, destacó.

AM

Líneas para compartir

No hay líneas para compartir

Estadísticas

  • Popularidad